domingo, 18 de noviembre de 2007

A Patricia Ibarra se le ve el plumero. Por Juan José Ruiz Travieso, miembro del MOC-Elaia de El Puerto de Santa María

Patricia Ibarra, concejala del PP en El Puerto de Santa María, parece que lee los artículos de Antonio Burgos, ese escritor cuya biografía le permite ir dando lecciones de democracia a diestro y siniestro, o al menos coincide en sus argumentos: Si una democracia debe eliminar los símbolos que homenajean al fascismo, también debería derribar todo lo que se construyó bajo el fascismo. El argumento se cae por su propio peso. Cuarenta años de férrea dictadura impidieron que cualquier otro régimen construyera nada en España, por desgracia no hubo otra opción, ningún otro régimen pudo construir casas, colegios, hospitales, pantanos o monumentos. Eso sí, un régimen democrático no hubiera construido canales con presos políticos, no hubiera usado a personas que habían sido condenadas a muerte por sus ideas políticas bajo el chantaje de redimir penas, para no permanecer en la cárcel toda su vida. No se hubieran enriquecido tantas empresas alquilando al Estado presos políticos que trabajaban como esclavos.

A Patricia Ibarra se le ve el plumero, como a tantos compañeros de su partido. España es diferente, como decía Fraga, ministro franquista y presidente de honor del PP. En Alemania no se permitirían monumentos en honor a Hitler, ni en Italia a Mussolini, ni en Francia a los colaboracionistas con el nazismo. Aquí se deben mantener los monumentos a los que trajeron a la aviación nazi a bombardear Guernica, o al caudillo que trajo tropas de Marruecos para degollar a los rojos y violar a las rojas.

Hubo inocentes y verdugos en ambos bandos, pero ¿por qué rendir honores a ningún verdugo? ¿Por qué en la Basílica de la Macarena se honra a Queipo de Llano, verdugo de miles de sevillanos macarenos inocentes, tan inocentes como García Lorca, al que mandó ejecutar? De eso no se acuerda Antonio Burgos.

En contra de tanta memoria selectiva, convendría aplicar la memoria de la Noviolencia, deberíamos aprender de los horrores de la Guerra Civil y de todas las guerras. Nadie debería justificar ni un solo crimen de ninguno de los dos bandos, quizá así pudiéramos romper la dinámica de quienes necesitan tener enemigos para autoafirmarse. Rindamos homenaje a los inocentes, a todos los inocentes, y escupamos sobre las tumbas de los verdugos, de todos los verdugos, incluyendo al que se autodenominó caudillo de España por la gracia de Dios. No sabemos a qué Dios se refería, pero está claro que no era ningún Dios del Amor.

Juan José Ruiz Travieso, miembro del MOC-Elaia de El Puerto de Santa María

6 comentarios:

María Manuela dijo...

Parece que huyen de la Ley de la memoria bajo la excusa de no remover la mierda, algun@s prefieren olvidar y perdonar; sobre todos los que más cagaron.

alain goicoetxea dijo...

http://altecadosdeuncuponeroantifascista@blospot.com

lagrimas de mar dijo...

me calienta...la tibieza de tu piel al sentirla deslizarse entre mis pliegues de mujer, siento tu dureza arremeter contra mis sentidos en una oleada de placer que nos lleva a un mundo de satisfacción sin medida donde el deseo puede más que la pasión, donde los arrebatos se confunden con la furia y el delirio con el frenesí, donde cada embestida es un placer que nos lleva directos a una devoción infinita y no nos deja pensar en los que soñamos en lo que anhelamos y en lo que deseamos…donde el sentir se hace eco de todas nuestras pasiones y no nos deja escapar haciéndonos prisioneros de nuestras emociones...esta noche te lo hago gratis.

Lágrimas de mar

celebrador dijo...

Todos somos en muchos sentidos víctimas de víctimas, pero ante un hecho concreto, ante una bomba que estalla, está muy claro quien es el verdugo

salvipichaloca dijo...

hombre,amigo juan,aprovecho esta
ocasion para pedirte hacer posible
que le echara un vistazo a mi blog,y que me dieras tu opinion.
salvipichaloca@blogspot.com
saluditos cordiales

Anónimo dijo...

Fuera los monumentos a Franco y secuaces, fuera cada cosa por pequeña que sea que nos pueda recordar a este personaje.
Pero..También fuera la Hoz y el Martillo (millones de muertos bajo su emblema). y fuera personajes que todavía viven y colaboraron para que la guerra civil fuera más cruenta ( Santiago Carrillo). ¡Abajo todos los personajes y símbolos de la represión y el genocidio. Sean de un color u otro.
Un Saludo. Mercan